El Mejor Humidificador para la habitación del bebé

Tener un bebé es entrar en un mundo de aparatos de los que no habías oído hablar antes, como es el caso de los humidificadores. Un humidificador es un aparato sencillo, cuya función es hacer que el agua se evapore y conseguir que la estancia en la que se coloque aumente su nivel de humedad.

Humidificador
Humidificador ultrasónico

Son especialmente indicados en las habitaciones de bebés, en los lugares donde el clima es especialmente seco. La razón es que el frío y la sequedad contribuyen a que las gripes, bronquiolitis y otras enfermedades del aparato respiratorio sean más agudas. El ambiente más húmedo contribuye a que todo esto pase más rápido, y se eliminen las secreciones de manera más liviana.

Aquí te explicamos cómo humedecer la habitación del bebé.

¿Qué es un humidificador?

Es un aparato que se compone de un depósito de agua y un mecanismo bastante sencillo por medio del cual, hace que esa cantidad de agua se vaya evaporando y pase a humedecer la habitación en la que se coloca. Con esto, se consigue que aumente la humedad del aire, y no sea tan duro cuando entra en las vías respiratorias.

Tipos de humidificadores

Los humidificadores se clasifican en, al menos, tres tipos:

  • Vapor caliente. Probablemente el que mejor entendamos todos. Porque, ¿quién no ha hervido en un recipiente agua para obtener más humedad en el ambiente? Este tipo de humidificador hace la misma función con ayuda de unas resistencias, que calientan el agua y hacen que se evapore, aumentando con ello la humedad del ambiente donde se coloquen.

Algo a tener muy en cuenta con este tipo de humidificadores de vapor caliente son los riesgos que conlleva. Debemos de tener mucho cuidado de no quemarnos con el aparato, o con el vapor que sale de él.

Por esta razón, no es el humidificador más indicado para la habitación del bebé.

  • Vapor frío. Este tipo de humidificador funciona recogiendo el aire del lugar en el que lo tenemos colocado, y volviendo a expulsarlo una vez pasado por el agua del depósito. Este vapor es más fino, y por tanto, más fácil de respirar que el anterior. Para este tipo de humidificador es conveniente utilizar agua embotellada o destilada. La razón es que como no lleva el agua a ebullición no va a matar bacterias o virus presentes en el agua.

Son mucho más seguros que los anteriores, y no alteran la temperatura del aire que respiramos. Podrían ser una buena opción para utilizar en una habitación infantil.

  • Ultrasónicos. Se trata de humidificadores también de vapor frío, como los anteriores.

Es necesario, como en el caso anterior, utilizar agua embotellada o destilada por la misma razón. Y por tanto, el vapor que desprenden es también más fino, y más sencillo de respirar. Son los más indicados para la habitación del bebé.

Este tipo de humidificador funciona haciendo vibrar el agua hasta romper sus moléculas, así que la convierten en vapor muy muy fino.

Comprar un humidificador

Sabemos, por experiencia propia, que comprar un humidificador puede parecer una tarea sencilla, pero lo cierto, es que hoy en día existen tantos modelos en el mercado, que puede convertirse en una auténtica pesadilla.

Por eso, vamos a ayudarte a elegir un buen humidificador para la habitación de tu bebé, o de cualquier otra estancia en la que decidas utilizarlo.

Características

  • Estética, dependiendo de cuáles sean tus gustos o preferencias, podrás decantarte por un modelo moderno, discreto o que no llame demasiado la atención en tu hogar.
  • Tipos de humidificador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *